Siempre nos hemos hecho eco de la importancia de una buena y eficiente formación jurídica.

El mundo del derecho en general y la procura en particular siempre ha requerido de una actualización constante de conocimientos; vivimos en un mundo cambiante, en el que se regulan nuevas situaciones y se modifican otras, siendo necesario una formación jurídica de la mejor calidad posible.

Sin embargo, las tasas universitarias españolas se sitúan ya entre las más elevadas del continente: los grados universitarios son los octavos más caros de toda la Unión Europea, y los másteres siguen el mismo camino, son los séptimos más costosos.

Este coste varía según dos criterios: la naturaleza del título (oficial o propio) y la naturaleza de la universidad que los imparte (pública o privada). Tanto en las universidades públicas como en las privadas, la cuantía que el alumno paga variará en función del número de créditos de los que se matricule, de la carrera elegida y del rendimiento académico, ya que se producen recargos al matricularse por segunda o posteriores veces de una o más asignaturas.

La Mutualidad de Procuradores ha dispuesto de un programa de becas “Alfonso Blanco” y ayudas al estudio, que se realizan con cargo al Fondo Social de esta entidad, destinadas a los hijos de Mutualistas y pensionistas, así como a los huérfanos.

El objeto es facilitar la formación académica jurídica a través de un convenio de colaboración concertado con la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), destacando los estudios de Grado en Derecho, la variedad de post grados jurídicos (másteres oficiales) y programas de Doctorado.

Si estás interesado, contacta con nosotros en becas.alfonsoblanco@mutuaprocuradores.es  y  ayudas.estudios@mutuaprocuradores.es , donde te informaremos de la base de la convocatoria 2015/2016 con las cuantías vigentes.